Los que pudieron asistir en días pasados a presenciar los partidos del Torneo de Baloncesto categoría Máster 50, sobretodo la gran final del sábado por la tarde a casa llena, no pudieron ocultar su angustia y tristeza al ver el pésimo estado en que está el tabloncillo con las dos canchas del Centro de Ciencias Aplicadas al Deporte, el llamado CECAD, en el Núcleo La Liria de la Universidad de Los Andes, frente al Gimnasio Vertical.

Esta instalación deportiva y de investigación, inaugurada hace menos de 12 años, y que fue ejemplo para el país como centro de docencia e investigación deportiva, por sus laboratorios de Fisiología del ejercicio, sus aulas y sus docentes, además de su amplio gimnasio con dos canchas paralelas para la práctica del baloncesto y el voleibol, hoy en día muestra un aspecto lamentable, por el descuido y la falta de mantenimiento.

Desde su construcción, siempre el tabloncillo del CECAD tuvo problemas en sus techos por malos trabajos ejecutados, que cuando había algunos recursos se solucionaban con “pañitos calientes” que algo amortiguaban, pero en los últimos dos años, los efectos de la pandemia y la cuarentena, además del éxodo que conlleva a la falta de personal docente, de mantenimiento y de vigilancia, han hecho estragos en la instalación, como tanta gente lo pudo observar el sábado.

Las filtraciones del techo han dañado notablemente una de las canchas, en la cual ya no se puede jugar, con madera levantada y en muy malas condiciones, además de la falta total de la capa protectora de la madera.En la cancha en la que se jugó el torneo la situación no es mucho mejor, porque aunque aparentemente no tiene filtraciones ni goteras, la madera del machiembrado está expuesta porque la capa protectora la perdió, y esto hace que poco a poco se deteriore más y más, si no se le hace urgentemente un trabajo de mantenimiento. 

El llamado urgente es a las autoridades universitarias, al Director de Deportes Ronald Antúnez y al Rector de la Universidad de Los Andes, Mario Bonucci, para que tomen cartas en el asunto, o si no se va a perder otra instalación deportiva universitaria más, como ya ocurrió con el Estadio de Fútbol de Campo de Oro, hoy en día manejado por colectivos que lo alquilan en dólares al mejor postor, o la piscina que está al lado, la que por descuido de las autoridades, están desmantelando poco a poco,

Finalmente queremos hacerle un llamado al Gobernador Jehyson Guzmán, como egresado que es de nuestra ilustre Universidad de Los Andes, para que le meta la mano al CECAD y evite que se siga deteriorando aún más, porque si no se hace algo pronto con su techo y su tabloncillo, si no se reparan, terminarán quedando inutilizables las dos canchas y el daño será irreparable. (Ricardo Cabrera, CNP 3.560).