A propósito de la beatificación del Dr. José Gregorio Hernández, el Ejecutivo regional, por medio del gobernador Ramón Guevara y el secretario general de Gobierno, Arquímides Fajardo, hizo entrega de una estatua pedestre del «Médico de los pobres» a la Arquidiócesis de Mérida.


El escultor, con 35 años de experiencia en el área, Ramón Albornoz, manifestó que la obra se esculpió con la intención de conservarla como acervo, y hoy día se le dio la oportunidad de contribuir, por lo que cumple su anhelo como artista al tener una representación de su trabajo en la Catedral Basílica Menor de Mérida.


Albornoz explicó que en la construcción de la pieza figurativa, inició con el moldeado de la cabeza, el rostro; luego decidió hacer el cuerpo y por coincidencia en proporción de tamaño, le dio la misma altura que tenía José Gregorio Hernández, que era de 1,60 m.

La estatua está hecha de resina con fibra de vidrio, iba a llevar un acabado español en policromado, pero de decidió dejarla en original como la propuesta inicial. “Ha  sido un esfuerzo muy grande del equipo de trabajo en el  taller, tratamos de hacer lo mejor posible, el vaciado se realizó en cinco días, pues generalmente se desarrolla entre 10 y 15 días, es un día de regocijo para los merideños y qué mejor forma de hacerlo con la figura del doctor José Gregorio Hernández”, dijo, Albornoz.


El autor, quien es reconocido por la creación de obras como las cinco águilas blancas, monumento ubicado en la entrada norte de la ciudad de Mérida; monumento al perro Nevado, en el municipio Rangel, entre otras, señaló que en primera instancia su primera obra en la basílica iba a ser la de Juan Pablo II, a quien acompañó en su visita a Mérida por los años 80. “Ya lo había conversado con el cardenal Baltazar Porras, que me había autorizado para hacer una propuesta, y salió el beato porque así lo quiso Dios”, finalizó Albornoz.

Decretado el viernes 30 de abril como día de júbilo no laborable

En virtud de tan importante fecha para la feligresía andina, el mandatario regional, Ramón Guevara, anunció que este viernes será decretado día de júbilo no laborable en toda la entidad,  quien señaló además que esta fecha es de suma importancia para la venezolanidad católica, y en consecuencia, ya instruyó al procurador del estado Mérida, Luis Estrada, para que, de la mano con el equipo de trabajo que le acompaña, elaboren el respectivo decreto.

“De esta manera, el Gobierno regional se suma a las festividades religiosas, llenas de fe y de esperanza, que en estos momentos celebra el pueblo venezolano (…) decisión que hemos tomado para que podamos estar atentos a la beatificación, uno de los pocos casos que se efectúa fuera de la sede del Vaticano”, acotó Guevara. Gilson Rojas