Luego de más de tres horas de lluvias sobre el Valle del Mocotíes, el municipio Antonio Pinto Salinas sufrió de nuevo las consecuencias de crecida de quebradas y ríos. La noche del pasado lunes, la población quedó incomunicada vía terrestre y telefónica. El alcalde de Santa Cruz de Mora, Edgar Márquez, reportó la muerte de dos menores de edad.

“En el sector El Mirador, se derrumbó una vivienda por un talud y fallecieron un niño de diez años y un niño de seis, quedaron atrapados en el lodo y pese a los esfuerzos del personal de Protección Civil y todos los que ayudaron no fue posible sacarlos a tiempo”, informó el alcalde.

Caos en Santa Cruz de Mora

En el sector Puerto Rico las calles se inundaron y se llenaron de barro, la quebrada Mejías volvió a crecer y todo el trabajo de limpieza y recuperación realizado días antes se perdió. Márquez dijo que el agua llegó a subir casi medio metro e inundó viviendas en el sector.

En Santa Cruz de Mora, desde la noche se produjo un apagón, debido a que Corpoelec suspendió el servicio también en Tovar, Bailadores, Guaraque y Zea, según un reporte de la empresa, para evaluar daños en el sistema.

Las comunicaciones también colapsaron, la falta de energía y una fuerte tormenta eléctrica interrumpieron la posibilidad de establecer enlaces vía telefónica o por Internet móvil, dentro del municipio y hacia fuera del mismo.

Múltiples deslizamientos se reportaron

Se produjo daños del cercado del hospital de Santa Cruz de Mora. El Polideportivo Simón Bolívar también sufrió daños adicionales y se llenó de sedimentos. El servicio de agua potable volvió a colapsar, luego que se había recuperado uno de los diques. El paso entre Tovar y Santa Cruz de Mora se mantiene bloqueado por varios deslizamientos.

Una unidad de Protección Civil del municipio Pinto Salinas se perdió, sin embargo, sus ocupantes se mantuvieron a salvo. El alcalde Edgar Márquez pidió la máxima asistencia a entes de gobierno nacional y regional en esta emergencia. (CNP 16.478).