El diputado Luis Augusto Romero, denunció que el paulatino agotamiento de las reservas de diésel en el país, mantiene paralizada a la mayoría de las unidades del transporte de mercancías de todos los rubros, incluyendo alimentos, transporte público e incluso, el transporte de otros combustibles, como la gasolina.

Explicó el secretario general nacional del partido Avanzada Progresista (AP), que las sanciones aplicadas a PDVSA por el gobierno de Trump, a finales del 2020, “Las cuales fueron solicitadas por Guaidó y los partidos del extremismo opositor”, han agravado aceleradamente la crisis en la disponibilidad de combustible, y en particular la reserva de diésel en el país.

Señala el parlamentario, que el mecanismo de intercambio de petróleo por diésel en el mercado internacional, conocido como «swap», resultó severamente afectado por las sanciones aplicadas contra PDVSA en esta modalidad de intercambio comercial: “En particular, esta sanción contra el -swap- está activa desde finales del año pasado, por solicitud de algunos factores de la oposición venezolana.

Desde entonces, los inventarios de diésel han venido disminuyendo y nos han colocado en una situación de emergencia, ante la eventual paralización del transporte de personas y mercancías”, dijo. Agrega Luis Augusto Romero, que de hecho ya se siente el impacto en los precios pues los productores deben trasladar al consumidor el costo de comprar diésel pagando comisiones a militares y policías que trafican con el combustible.

“A la escasez de inventarios se suma la corrupción y el tráfico ilegal de diésel por parte de funcionarios que matraquean para surtir el combustible. El gobierno debe actuar de inmediato en contra de estas redes de corrupción que amparadas en la -autoridad del uniforme-, exigen pago en dólares a los productores y transportistas”, dijo Romero, al tiempo que aseguró que existe todo un tejido de corruptelas y complicidades que se alimentan del acaparamiento y venta ilegal de diésel.Indicó el líder progresista que “Igualmente, exigimos al gobierno, la suspensión de toda exportación de combustibles, incluyendo la que corresponde a los convenios con Cuba y otras naciones.

Hay que darle prioridad a esta situación que ya es crítica y que puede convertirse en una verdadera emergencia nacional”El diputado a la Asamblea Nacional, informó que la gran mayoría de los gremios afectados se han pronunciado, así como también muchas organizaciones no gubernamentales que manejan el tema, han alertado sobre la precaria disponibilidad de diésel en el país y sus terribles consecuencias.

“De no tomarse medidas inmediatas, el aumento de precios dará paso a una terrible escasez de alimentos y otras mercancías, incluyendo la gasolina, pues las gandolas que la transportan, también utilizan diésel”, advirtió.

“La producción agrícola se está viendo seriamente afectada. Ya estamos en el inicio del ciclo de invierno, hay que preparar la tierra para sembrar y la mayoría de los tractores están paralizados por falta de diésel”, dio a conocer.Luis Romero, relató que también el sector salud se está viendo afectado pues en hospitales y clínicas se utilizan plantas de generación eléctrica de respaldo que funcionan con diésel.

“Son muchas las vidas que se verán en riesgo si estas plantas no pueden funcionar cada vez que ocurre un apagón”, acotó. El parlamentario opositor, manifestó que la solución a la terrible situación pasa por un acuerdo entre el gobierno de Maduro y quienes promovieron las sanciones, tal como ocurrió con el acuerdo que permitió a la nación acceder al convenio COVAX para la distribución de las vacunas contra el COVID.

“Basta de sacrificar a las víctimas en esta perversa confrontación política que solo ha traído destrucción al país. Exigimos un acuerdo inmediato para luego solicitar al nuevo gobierno norteamericano, el cese de estas sanciones que castigan a la población” declaró Romero.

Luis Augusto Romero, lamento que “Nuestra industria petrolera, vanguardia en la explotación de hidrocarburos y comercialización de combustibles en todo el planeta, se encuentre en esta situación.

Este gobierno es responsable de dejar en terapia intensiva a PDVSA. Las sanciones promovidas por Guaidó y el extremismo opositor, le quitaron el respirador”. Prensa AP.