Este Miércoles Santo como es costumbre cada Semana Santa los feligreses devotos al Nazareno salieron a las calles al reencuentro con la venerada imagen, esta vez y por segunda oportunidad con tapabocas debido a la pandemia global por el covid-19.

A su paso por la Catedral de Mérida en una carroza acompañado de la imagen de la Virgen de la Dolorosa, los merideños se arrodillaron para orar y pedir el cese de la pandemia, la paz y la libertad de Venezuela.

Cumpliendo con las medidas de bioseguridad el clero merideño recorrió en carroza con las imágenes númerosos sectores de la ciudad de Mérida, donde los fieles devotos se reencontraron en la fe.

Desde los balcones y ventanas se dejaron entrever al paso en la caravana religiosa que de norte a sur visitó cada comunidad merideña este día.

JQ, CNP 23.851.

Fotografías Cortesía Ramón Pico.