Tras las interrupciones del servicio producto de las fuertes lluvias que se registraron en la ciudad este viernes en la zona norte de la capital del municipio Libertador siguen sin agua potable. «Son más de 48 horas sin el vital líquido, ya no hay reserva en los tanques» señalaron los vecinos afectados.

Esta situación perjudica sobretodo a muchos adultos mayores, madres gestantes y niños en edad escolar que residen en el mencionado sector de la capital merideña.

A pesar de que la Hidrológica Aguas de Mérida informó la tarde de este jueves que, «en tiempo récord fueron rehabilitados los diques Santa Rosa y Mucujún y los mismos se encuentran operativos en un 100%», la realidad que manifiestan los ciudadanos es completamente diferente.

Las fallas en el suministro del agua potable interrumpen muchas actividades que por su naturaleza requieren de este servicio.

Jornadas sociales también se ven afectadas, provocando la paralización de las mismas que se realizan de manera ininterrumpidas cada viernes a través de la preparación de alimentos para beneficiar a los merideños en situación de vulnerabilidad social, en situación de calle y centros hospitalarios de la ciudad.