A LA COLECTIVIDAD

Ciudadanos venezolanos. La juventud del estado Mérida ha estado presente en la lucha por la restitución del Estado de Derecho, la democracia, la institucionalidad, los Derechos Civiles, Derechos Humanos y la libertad plena, desde hace dos décadas.

Nuestra juventud ha estado presente en todas las formas de lucha posibles, en el marco de la constitucionalidad por la vía electoral y en la protesta cívica y pacífica, en reclamo de reivindicaciones sociales.

Hoy estamos ante un nuevo debate nacional y es que la grave crisis que atraviesa Venezuela requiere de un gran acuerdo nacional para superar nuestras diferencias. Luego de cuatro años de la gestión de la Asamblea Nacional, electa en 2015, se cierra un ciclo, en el que no se logró cubrir las expectativas de los ciudadanos, que buscan una mejor calidad de vida y todo lo que esta implica.

Las grandes diferencias y enfrentamientos entre el Poder Ejecutivo, y el Poder Legislativo, lejos de generar los cambios y mejoras de la vida de los venezolanos, al contrario, se han profundizado.

Venezuela sufre la peor hiperinflación del planeta, una escasez de alimentos y medicamentos, todavía no superados, una deficiencia de servicios públicos en los sectores de electricidad, agua, transporte y telecomunicaciones, escasez de gasolina, quiebra general de las instituciones y una crisis general en las áreas de educación y salud.

En el año 2005, en Venezuela se realizaron elecciones parlamentarias y los sectores de oposición decidieron no participar. El resultado es conocido, el chavismo legisló y cambió las leyes, con las cuales avanzó en la implementación de un estado totalitario, expropió y estableció controles sociales, que condujeron al fracaso nacional.

En el año 2015, gracias a la Unidad, se logró una victoria del pueblo. Se conquistó el Parlamento y se infundió en la población esperanzas para salir de la crisis. Hoy, una buena parte de la dirigencia política, evadió las vías políticas y volvieron a los caminos minados, que sólo le han dejado al país, nuevas decepciones y desencantos, con el terrible resultado de un atornillamiento del actual régimen.

Seguimos en la dura labor de construir la transición, en la que se requiere la política de la tolerancia, el consenso y la discusión.

Se entiende a los ciudadanos que hacen el llamado a no participar en elecciones, pero es que la abstención ya ha sido practicada con resultados conocidos.

Hoy vamos nuevamente, con la acción de volver al Parlamento. Los diputados actuales nos entregan una derrota, desesperanza y excusas que desdicen de su proceder.

Hacemos un llamado a la colectividad, a la juventud, de organizarse, participar y hacer valer su voto.

Si los diputados actuales fracasaron, eso quedará en la historia y le deben una explicación al país, no pueden venir con la arrogancia de llamarnos traidores, cuando traen en la mano, derrotas por su deficiente actuación.

Avanzada Progresista trabaja para construir un mejor país y llegar a una transición democrática, en que todos los factores involucrados puedan lograr el entendimiento de que se debe poner a funcionar a Venezuela, porque es más de 80% de la población la que está sufriendo los efectos de la crisis.

Todos somos necesarios para reconstruir a Venezuela.

Ronald Angulo
Secretario Juvenil Regional
Avanzada Progresista