De acuerdo a la necropsia que le practicaron al cuerpo del bebé de un año y ocho meses de nacido que murió en la zona Panamericana, los efectivos adscritos a la base El Vigía de la Coordinación Especial de Investigaciones de Homicidios del Cicpc Mérida determinaron que fue víctima de un infanticidio.

Este hecho ocurrió en horas de la tarde de este martes en una vivienda, ubicada en el sector Pueblo Nuevo del Kilómetro 12 de Guachizón Abajo, parroquia San Rafael de Alcázar, en el municipio Obispo Ramos de Lora de la entidad merideña.Por este caso los efectivos de la policía científica capturaron a Viviana del Carmen Ospino Montalvo, de 22 años de edad; y Yender Segundo Moreno Moreno (34), quienes son madre y padrastro del pequeño fallecido.

El día del suceso, Yender Moreno y Viviana Ospino trasladaron al bebé en un vehículo particular hasta el Ambulatorio de Mata de Coco, sitio al que ingresó sin signos vitales, asegurando que había perecido al golpearse la cabeza con un muro del baño de su residencia.

Esta versión fue desmentida por los funcionarios del Cicpc, quienes determinaron que el bebé murió por una golpiza que le propinaron esta pareja de desalmados.Los detenidos fueron trasladados a los calabozos del Cicpc El Vigía, donde quedaron a disposición del Ministerio Público (MP) por el delito de infanticidio.

Una fuente extraoficial aseguró que estas personas tenían la costumbre de maltratar física y psicológicamente al bebé asesinado. @Jordin_Morales