Entre antihipertensivos y analgésicos, el servicio del banco de medicinas de Cáritas Arquidiocesana de Mérida destinó una serie fármacos a la comunidad de El Quinó, perteneciente a la parroquia eclesiásticas San Jacinto, El Morro.

Como el resto de programas de Cáritas Mérida, el banco de medicamentos no ha cesado su atención al público, en tiempos de pandemia por COVID-19. En esta oportunidad a comunidades alejadas de la ciudad y de difícil traslado, por esta razón, la organización pone a disposición este servicio, a través de su Cáritas Parroquial.

En este sentido y gracias a la disponibilidad de 21 bancos de medicamentos parroquiales, cualquier merideño puede ser beneficiado. Los interesados pueden dirigirse a la sede de Cáritas Mérida deben dirigirse a la parroquia Santa Bárbara, en la avenida Las Américas, del municipio Libertador de Mérida, donde se reciben solicitudes, con la obligatoria presentación de copia de recipe, informe y cédula de identidad.

El servicio de banco de medicamentos es posible gracias a donaciones dentro y fuera del país, por lo que constituye un testimonio de solidaridad donde la sociedad es protagonista. Departamento de Comunicación de Cáritas Mérida.- Sariana Toro, pasante Unica