Este martes 23 de agosto, se cumplió un año del trágico hecho natural que generó la pérdida de vidas y cientos de daños materiales en la población de Tovar, estado Mérida.

Las autoridades eclesiásticas encabezadas por Monseñor Luis Enrique Rojas, Obispo auxiliar de Mérida, en compañía del presbítero Aldemar Villasmil, párroco rector del Sanitario Nuestra Señora de Regla y varios sacerdotes de los templos del Valle del Mocotíes efectuaron la misa por el eterno descanso de las personas fallecidas.

La homilía que comenzó a las 7 de la noche, tuvo lugar en la calle 12 del sector El Corozo, a donde se acercaron además de los familiares de las víctimas, las autoridades municipales encabezadas por el burgomaestre Yvan Puliti, concejales, directores y funcionarios de los organismos que desde el momento en que se suscitó la tragedia han estado al frente de la atención integral de los habitantes.

Al finalizar la misa, Monseñor kike hizo entrega de morrales con útiles escolares en nombre de la arquidiócesis a los niños del sector.Los habitantes manifestaron que siguen abocados junto a las autoridades gubernamentales en el proceso de reconstrucción total de cada espacio.

Los servicios públicos han sido fortalecidos, y se encuentran en reconstrucción en ese sitio, más de 20 viviendas que sufrieron afectaciones parciales.Varias familias ya fueron reubicadas por el gobierno en viviendas nuevas, para otras, esta semana ha sido anunciada la entrega por parte del ministro del Poder Popular para la Vivienda, de las soluciones habitacionales restantes, localizadas en diferentes áreas de la Sultana del Mocotíes.

La vaguada del año pasado, generó temor y mucho dolor en Tovar, un siniestro inesperado que no ha sido fácil superar y para muchos, borrar de la memoria. Periodista- Daniel Molina