Los espacios dónde funcionaba la Brigada Canina de la Universidad de Los Andes en la antigua sede de la facultad de Humanidades y Educación en Mérida se ha convertido en el vertedero de la universidad, además de ser un nido de roedores, foco de contaminación y ahora un espacio delincuencial que afecta a la zona.

El presidente adjunto de la Federación de Centros Universitarios de la ULA denunció «Cómo miembros de la comunidad universitaria nos hicimos presente en dicho recinto luego del llamado de alerta del Cuerpo de Bomberos, comandancia Norte del estado Mérida quienes hacen el llamado a prestar vigilancia y mantenimiento a dicho recinto que actualmente está abandonado y que es un foco de contaminación, además alberga indigentes y funciona como cueva de delincuentes que han sustraído equipos y objetos personales a los funcionarios quienes además de prestar su servicio deben ser vigilantes de dichos espacios».

Asimismo el dirigente estudiantil expresó «Exigimos al Consejo Universitario y los entes competentes del estado a abocarse a esta situación que afecta no solo a la comunidad universitaria sinoerideña en general y que es una clara evidencia del abandono de los espacios de nuestra Alma Mater».

Esta es la evidencia del abandono de los espacios universitarios, un recinto que sirvió como espacio de aprendizaje y academia se ha convertido en foco de contaminación, indigencia y delincuencia que afecta no solo a los universitarios sino a toda la colectividad, recalcó.

El personal de la comandancia de Bomberos Merida norte denunció además robos y hurtos a sus equipos y bienes personales, además del desgaste que genera la incertidumbre de si los roban o no en las noches por la falta de seguridad e indolencia en los espacios universitarios.