El fuerte aguacero registrado durante más de cuatro horas, de la noche del lunes 23 de agosto, activó varias quebradas, la crecida arrasó con lo que encontró a su paso. Incalculables pérdidas materiales, también inundaciones de locales comerciales.
 Hasta el momento las autoridad han contabilizado más de 200 familias damnificadas. La mayor afectación fue en el sector calle Colombia de El Corozo.
No hay servicio eléctrico, la sub- estación eléctrica de la Sultana del Valle del Mocoties quedó tapiada, esta afectación además mantiene sin el fluido eléctrico a Zea, Santa Cruz de Mora, Rivas Davila y Guaraque.
El trabajo sin descanso de los funcionarios de Protección Civil, Cuerpo de Bomberos, Guardia Nacional, Policía estadal, y cientos de voluntarios comenzó desde el mismo momento en que cesó la lluvia. 
El dolor y la tristeza se apoderó de los pobladores, entre los fallecidos se encuentra una adolescente, una niña y el resto adultos mayores.
Las estaciones de radio no han logrado encender sus transmisores, gran parte del tendido eléctrico está averiado. 
La carretera de Tovar hacia Santa Cruz de Mora quedó bloqueada, derrumbes impiden el paso vehicular, solo hay paso peatonal. Lo mismo sucede con la via hacia Zea. 
Se espera que este miércoles las autoridades establezcan puente aéreo.Se mantiene activo el Estado Mayor de Emergencias. 
 Dos centros de refugio están habilitados, otras personas se encuentran albergadas en casas de parientes. 
Varias de las víctimas que habían quedado enterradas fueron rescatadas y llevadas a la morgue del hospital II San José. 
Se presume que pudieran haber otros fallecidos, según testimonios de habitantes, existen más desaparecidos. (Fotos: Walter Jaimes- Daniel Molina)