Los trabajos de empalme del acueducto de La Tostos con el estanque de El Corozo, en San Juan de Lagunillas, avanzan con rapidez y el empotramiento de la tubería lleva más del 65 por ciento (65%) faltando, luego, la construcción de las casetas de bombeo (al menos 2) ante lo intrincado de la geografía del lugar.

Oswaldo Ferrer, presidente de Aguas de Mérida, efectuó una inspección en la obra que logrará el empalme del acueducto de La Tostos con el estanque de almacenamiento de El Corozo ubicado en San Juan de Lagunillas, parroquia San Juan del municipio Sucre, y que vendría a significar la culminación de un trabajo que poseía doce años de paralización y que les daría agua potable a poblaciones del municipio Sucre que sufren por la falta del vital líquido.

Como es del conocimiento colectivo durante los ocho primero meses del Gobierno de Jehyson Guzmán se lograron los recursos por la vía del Consejo Federal de Gobierno, a través del Fondo de Compensación Intergubernamental, para reiniciar la obra en Villas Libertad, punto de origen, empotrar el 65 por ciento (65%) de la tubería, faltando más de 700 metros para lograr llevar el agua hasta El Corozo y comenzar, una vez terminada esta etapa, la construcción de las casetas de bombeo “las cuales son necesarias por lo irregular de la geografía de este sector del estado Bolivariano de Mérida”, afirmó Ferrer.

Un trabajo de gran envergadura hidráulica

Acudiendo a la ingeniería de detalles, de esta tarea hidráulica, Oswaldo Ferrer explicó que se trata de una tubería de 10 pulgadas de acero al carbono, la cual se comenzó a instalar en la agreste topografía en el mes de marzo, una vez recibidos los nuevos recursos, como consecuencia de la articulación efectuada por el Gobernador Jehyson Guzmán ante el Gobierno del presidente Nicolás MadurO y el Ministro para la Atención a las Aguas Rodolfo Marcos Torres, donde se logrará culminar con el empalme en San Juan y a partir de ese momento se comenzará la construcción de las bombas que impulsarán el vital líquido a través de las líneas instaladas.

“Desde Aguas de Mérida estamos satisfechos por poder concretar, desde la administración de Jehyson Guzmán, importantes obras que benefician a sectores vulnerables, abandonados históricamente y hoy atendidos”, sostuvo Ferrer, para recordar que el faltante de la obra está en el 35 por ciento (35%), en la línea de aducción para luego emprender la construcción de las casetas de bombeo que contiene las bombas, motores, tableros eléctricos, bancos de trasformación entre otros componentes electromecánicos que permitirán impulsar 60 litros de agua por segundo a San Juan de Lagunillas.

Al terminar sostuvo que “con esta importante obra que permite la aducción de Villas Libertad a San Juan de Lagunillas y luego la distribución aguas abajo a la población, se mejora considerablemente el servicio en sectores que han sufrido de la falta de agua en su vida diaria”, precisó el Presidente de Aguas de Mérida. Prensa Aguas de Mérida