Los agricultores del municipio Miranda, estado Mérida, se convirtieron en una presa fácil para ser estafados con el pago de sus cosechas.

En este sentido, diariamente se hacen sentir con sus quejas donde mencionan que no les han cancelado, que los pagos los reciben incompletos y un sinfín de lamentos.

Cabe destacar además que el sector agrícola ha sido muy golpeado por los altos costos de las semillas, fertilizantes, insecticidas, abonos y herbicidas.

Por lo tanto, los trabajadores del campo expresan que se sienten completamente desamparados porque no existe un organismo que garantice y vele por su economía. Yaneivy Pizzani/ Timotes Hoy.