Vecinos de Santiago de Onia temen quedar bajo las aguas del aliviadero ante la falta de respuesta gubernamental y las fuertes precipitaciones caídas durante las últimas semanas que llevaron al desbordamiento del afluente que amenaza a un buen número de infraestructuras habitacionales de la populosa barriada ubicada en la parroquia Rómulo Gallegos del municipio Alberto Adriani.

Así lo dio a conocer José Javier Peña Ramírez, líder de la Comuna Agraria Socialista Guachare, quien manifestó que el puente de Santiago de Onia parte baja es afectado por las aguas del aliviadero de la presa Martín Elvira, problemática arrastrada desde el 2010, año en que empezó a colapsar la infraestructura, ya que tiene una vida útil de 50 años.

«Lamentablemente las autoridades gubernamentales no toman medidas, sin embargo el Ministerio del Poder Popular para las Aguas (MinAguas) evaluó la situación para tratar de dar solución a la presa del río Onia, el desagüe de la misma está dañado, debido al sedimento arrastrado, a esto se le suma la crisis del aliviadero que tiene más de 12 años sin mantenimiento, el último fue en la gestión de Marcos Díaz Orellana», dijo.

Explicó que los cuatro diques del aliviadero que baja el nivel de las aguas se partieron, por tal razón el río se desborda al no aguantar la crecida causada por las lluvias, hizo el llamado al presidente de la República Nicolás Maduro, ya que los gobiernos de Alexis Ramírez y Ramón Guevara no dieron respuesta, sólo los representantes de MinAgua, 411 mil habitantes están en riesgo de ser arrastrados por el afluente.

Indicó Peña Ramírez que no hay dolientes, por eso el llamado al primer mandatario nacional para que solvente la situación, pues existe un fuerte ecocidio, que será investigado por MinAgua mediante un recorrido en la zona alta, la deforestación es grande y la misma afecta s los ríos Onia y Guayabones, que terminan afectando los desagües de la presa.

Despareció la cría de cachama

Señaló el vocero de la Comuna Agraria Socialista Guachare, que el criadero de cachama existente en Santiago de Onia despareció, generando la pérdida de 17 toneladas de pescado.

«Esperamos la respuesta nacional, no queremos ser noticia de una tragedia anunciada con tiempo, la misma se puede evitar trabajando todos de la mano», acotó. 

Jorge Galvis Jr
Calor 935 Fm